Yo, la desertora

la consciencia de ciertas cosas es muy mala. Es lo peor. Cuando yo tuve ese día de la consciencia de mis límites, que fui consciente que yo no estaba aquí para ningún gran mérito, ni para grandes logros… fue catastrófico. Podría habérmelo tomado como un desafío, un “pues aquí estoy yo y os vais a enterar”, o como una derrota anticipada.

No podía ser de otra manera en verdad, y me quedé con la segunda opción por supuesto.

Por eso arrastro los pies al andar

Por eso miro al suelo

Por eso esquivo tu mirada

Por eso hay días en que es mejor no conocerme.

Advertisements

miedito

porque no sé qué escribir hoy .. ni siquiera si debería escribir nada, si seré capaz de llevarlo adelante. Me encantaría escribir cada día, contar lo que me pasa o deja de pasar, lo que pienso de las cosas, de la gente, pero no termino por encontrar nada entre las vocales y consonantes del teclado…

han sido unas semanas bastante ocupadas, mis dos compis del curro han pillado la baja, y parece ser que el departamento tenía que seguir al mismo ritmo, sólo que con la chica ETT sólo. Eso ha hecho que al llegar a casa sólo pensara en marmotear hasta el día siguiente y así poder recargarme un poco. Otros agobios varios se sumaban a veces a la fiesta, todo dependía de cómo me hubiera despertado. Días oscuros, y otros menos oscuros.

Pero no he desconectado del todo, no creáis, que sigo leyendo (cuando puedo) todos mis blogs favoritos, sigo en el fotolog, y a mi pobre Deviant, ése sí que lo tengo abandonaíto. Pero eso es otro asunto de pequeñismo y poca fe en mí misma.

El viernes fue mi cumpleaños, por cierto, y he tenido otro de esos findes para recordar.

Tal vez mañana os lo cuente…

… si hay alguien por ahí claro, je

.

muchos muxus si estás ahí 

e-mail vintage, je

me ha dado por vaciar el correo de aquí del curro … y me he encontrado este mensaje que debí de enviar a mis compañeras a long long time ago
a veces no sólo me río de mí misma, sino que hasta me hago gracia :p

11/5/04

Después de recibir esta mañana el alentador e-mail de un señor adicto al “y porqué no??” decidido a cambiar todos los productos de sitio, a dar “geniales” ideas sin igual a este lado del mississipi, y animoso como él solo… me he dicho, “bueno ainara, igual no te basta con la horita que habías pensado, y tardas un poco más”

y con buena (es una forma de hablar) cara me he puesto a ello…

dos horas de gruñidos después, seguía cambiando cosas de sitio, buscando fotos, leyendo los precios minúsculos y demás.. y me he dicho: “bueno ainara, igual para las 2 puedes acabar, ponte a ello recluta patoso!!”

y con regular cara y peor estomaguito he seguido con ello…

Hasta q a las 13:40 he dado por terminada mi tarea de hoy, y he decidido imprimir la superofertaentrelasofertas.. pero ja!, no ha podido ser, porque 10 minutos después (lo q ha tardado esta patata en mandar a imprimir) me ha llegado un dulce mensaje de la impresora, y que no, que lo dejara q no imprimía y listo… vale, pues mando para hacer el pdf que le tengo q enviar al buen señor del e-mail (el de arriba, sip)… pero qué gracia, porque 50 minutos después sigo aquí.. os explico:

– 20 minutos que ha tardado en hacer el archivo .ps
– abrir el distiller
– pedirle, rogarle, suplicarle que me haga un lindo pedefecito…
– se pone a ello
– 20 minutos después iba por el 60%… niano nianooooooooooooo
– 10 minutos más tarde (hora aproximada) el ordenador ha hecho chuf
– sí, como lo has leido.. chuf de los chuf de toda la vida

Resultado:
tirarme desde la silla sin resultado alguno más que un leve dolorcillo en el tobillo derecho (sin comentarios que te veo venir Mrs. Pretel!!), intento de cortarme las venas con algún folio, pero el miedo a una infección me puede, reiniciar la patata, que me lleva unos 5 minutos, abrir el distiller, ponerlo otra vez al currelo, y escribir este e-mail mientras un pdf está gestándose, mi estómago da intermitentes y alegres pinchacitos, y mis dos compañeros de habitáculo discuten sobre “un tío” que ha venido de muy malas maneras esta mañana…

FINI