mal manera de empezar..

un domingo, o cualquier mañana vamos…

quienes me conocen saben que soy muy “especialita” cuando me levanto por las mañanas. Esos primeros momentos son para mí: mi rutina, mi café, el microondas, las galletas.. y mi silencio. No me gusta hablar, me cuesta mucho, así que agradezco que no se dirijan a mí, al menos si buscan una respuesta.

Así que si es fin de semana, y sabes que entre semana me despierto a las 6:45, es de suponer que voy a dormir cuanto pueda, sin despertador, hasta que mi cuerpo decida lo contrario.

Si son las 11 de la mañana, oigo voces y ruidos, las dejo pasar, no me puedo dormir, decido levantarme, según abro la puerta escucho un “ya verás ya verás”, asomo la cabeza y hago un gesto de silencio por favor, le siguen unas risas, vuelvo a la cama, y la algarabía continúa…. mi humor se esfuma por la ventana, te lo aseguro …

no sé qué pensaréis, pero yo creo que eso no se hace

Ahora es cuando me gustaría ser mala malosa de verdad, y pensar una venganza, una forma de devolvérsela … pero no haré nada, me encerraré unos días en mi cuarto para que no noten lo mal que me sentó, que me lo tomé como una falta de respeto, que yo nunca lo haría, y para el miércoles seguro que todo sigue su curso normal…

damn it!

Advertisements